Blog de AhorristaPromedio

Remontándonos 20 años en el tiempo…

Parece mentira que una Ley que supuestamente está hecha para ayudar a los ciudadanos, y que intenta evitar posibles tentaciones a las evasiones, esté jugando tan en contra de la ciudadanía en su conjunto.

La situación de inseguridad no solo impacta en el diario vivir de los uruguayos, sino que ha llegado a golpear la Ley de Inclusión Financiera.

La gran mayoría de nosotros, dispone de una cuenta bancaria donde cobra su sueldo, honorarios profesionales, o la facturación de su empresa, y utilizamos el sistema financiero para hacernos de efectivo a través de los “distribuidores de dinero” en los cajeros automáticos. Es cierto que cada vez más se utilizan los pagos electrónicos, y la necesidad de tener efectivo con nosotros es cada vez menor. Pero siempre es necesario, o mejor dicho, voluntario, el interés por tener dinero en efectivo, ya sea para realizar compras menores, o para cancelar alguna factura que no cuenta con medio de pago electrónico.

“Las Bandas de los Cajeros” y los “Asaltantes de Remesas”, han conseguido que los cajeros BANRED y RED-BROU estén desabastecidos en varios puntos de la capital, principalmente a fin y comienzo de mes. Las soluciones que han decidido implantar mientras que se busca alguna solución mejor son: a) cerrar los cajeros después de las 22.00 horas, y b) no reponer el dinero en los cajeros automáticos. Esta última se asemeja a la solución de “muerto el perro, se acaba la rabia”.

El dicho citado en el párrafo anterior hace referencia a que hoy por hoy, hay escases de dinero en efectivo. En economía y dentro la política monetaria Keynesiana, la demanda de dinero se mide entre otros factores, por el encaje (dinero que el ente monetario exige a los bancos mantener en depósitos), y por la preferencia por disponer de dinero en efectivo.

Ante la escases de cualquier bien, el ser humano tiende a salir corriendo a buscar el mismo con tal de no quedarse sin este. No quiero insinuar que la situación actual puede generar una corrida bancaria; ni cerca de eso. Pero lo que si estamos viviendo, es que es difícil extraer dinero. He recorrido 4 o 5 cajeros automáticos en un día y sin éxito para retirar dinero, o yendo a los cajeros automáticos en los bancos (que nos hace creer que sí habrá dinero en estos) pero teniendo entre 8 y 10 personas en la fila para retirar dinero. Es como ilógico pensar que se haga difícil hacerme de mi dinero, ¿no? El sistema DEBE existir para facilitar, no para complicar. 

Esta situación hace que recordemos a cuando la bancarización era bastante acotada; existían las redes de cajeros automáticos BANCOMAT o RED BANC (hoy BANRED), los cuales era un número muy reducido tanto de usuarios como de cajeros automáticos.

Mucha gente se está preguntando si no es más cómodo retirar todo el dinero del banco y volver a guardarlo en el colchón, sin importarle los riesgos que implica, pero teniendo la reserva del mismo a nuestra disposición, como debería hacer. El hecho de no poder hacernos de nuestro dinero, me hace pensar seriamente si no estamos retrocediendo 20 años en el tiempo.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: